SUSPIRANDO por PIERINA MORA

SUSPIRANDO por PIERINA MORA

Titulo del libro: SUSPIRANDO

Autor: PIERINA MORA

Número de páginas: 102 páginas

Fecha de lanzamiento: November 3, 2018

Obtenga el libro de SUSPIRANDO de PIERINA MORA en formato PDF o EPUB. Puedes leer cualquier libro en línea o guardarlo en tus dispositivos. Cualquier libro está disponible para descargar sin necesidad de gastar dinero.

Descargar PDF Leer on-line

PIERINA MORA con SUSPIRANDO

Y no era como en Oriente, donde a quien salía sangre de la nariz le era manifiesto signo de muerte ineludible, sino que en su comienzo nacían a los varones y a las hembras semejantemente en las ingles o bajo las axilas, algunas hinchazones que algunas crecían hasta el volumen de una manzana y otras de un huevo, y algunas más y algunas menos, que eran llamadas bubas por el pueblo. Y de ambas estas partes del cuerpo, en poco espacio de tiempo comenzó la pestífera buba a alcanzar a alguno de sus partes indiferentemente, e rápidamente empezó la calidad de la esa patología a cambiarse en manchas negras o lívidas que aparecían a varios en los brazos y por los muslos y en algún parte del cuerpo, a unos enormes y extrañas y a otros menudas y abundantes. Y de esta forma como la buba fue y seguía siendo indicio certísimo de muerte futura, lo mismo eran éstas a quienes les sobrevenían. Y para sanar tal patología no aparentaba que valiese ni aprovechase consejo de médico o virtud de medicina alguna; de esta forma, o porque la naturaleza del mal no lo sufriese o porque la ignorancia de quienes lo medicaban (de los cuales, más allá de los entendidos había proliferado grandísimamente el número tanto de hombres como de mujeres que jamás tuvieron ningún conocimiento de medicina) no supiese por qué era movido y por consiguiente no tomase el debido remedio, no únicamente eran pocos los que curaban sino que todos antes del tercer día de la aparición de las advertencias antes estas, quién antes, quién luego, y la mayor parte sin alguna fiebre u otro incidente, morían. Y esta pestilencia tuvo más grande fuerza porque de los que estaban enfermos de ella se abalanzaban sobre los sanos con quienes se comunicaban, no de otro modo que como hace el fuego sobre las cosas secas y engrasadas cuando se le avecinan bastante. Y más allá llegó el mal: que no únicamente el comentar y el tratar con los enfermos daba a los sanos patología o fundamento de muerte habitual, sino además el tocar los paños o alguna otra cosa que podría haber sido tocada o utilizada por esos enfermos, que aparentaba llevar consigo aquella tal patología hasta el que tocaba.