Guardianas nazis: El lado femenino del mal (Clío crónicas de la historia) por Mónica González Álvarez

Guardianas nazis: El lado femenino del mal (Clío crónicas de la historia) por Mónica González Álvarez

Titulo del libro: Guardianas nazis: El lado femenino del mal (Clío crónicas de la historia)

Autor: Mónica González Álvarez

Número de páginas: 392 páginas

Fecha de lanzamiento: November 12, 2012

ISBN: 9788441432406

Editor: Editorial Edaf, S.L.

Guardianas nazis: El lado femenino del mal (Clío crónicas de la historia) de Mónica González Álvarez está disponible para descargar en formato PDF y EPUB. Aquí puedes acceder a millones de libros. Todos los libros disponibles para leer en línea y descargar sin necesidad de pagar más.

Descargar PDF Leer on-line

Mónica González Álvarez con Guardianas nazis: El lado femenino del mal (Clío crónicas de la historia)

El nazismo postuló que todos aquellos que no fueran arios no eran humanos y por tanto serían tratados como animales. Si era ético experimentar con perros, gatos y ratones, ¿qué problema habría en hacerlo con judíos, polacos, gitanos u homosexuales? La respuesta la encontramos en los campos de concentración nazis donde cientos de fieles guardianas, con la sangre "limpia" y libres de intoxicaciones, se convirtieron en las torturadoras y asesinas más despiadadas de la Segunda Guerra Mundial. No son tan famosas como los Hitler, Himmler, Goebbels o Mengele pero la Historia más siniestra de la Humanidad tiene su hueco para estas auténticas arpías, las caras inhumanas que tantas víctimas dejaron tras de sí. Como el caso de Hermine Braunsteiner, "La Yegua de Majdanek", que disfrutaba propinando severas coces en el estómago de sus confinadas. O Irma Grese, el "Angel de Auschwitz", cuyo pasatiempo favorito era echar a sus perros para que devoraran a las prisioneras. A lo largo de este libro, la autora recoge la biografía de un total de 19 mujeres que participaron activamente en la maquinaria bélica del Nacionalsocialismo y que sucumbieron ante el poder, la sangre y la muerte. ¿Tuvieron otra salida? Sí. No obstante, optaron por tomar las riendas, acatar órdenes y aliñar sus actuaciones con fuertes dosis de vejación, maltrato y sadismo.